Minerales
Terapias naturales
Ámbar y azabache; Minerales petrificados

Ágata 

Geodas y drusas
Diamantes

AGATA

Venta de Agatas


Fórmula química: SiO2
Dureza: 7
Peso específico: 2,6
Fractura: concoidea
No tiene exfoliación

Sistema: hexagonal
Brillo: de céreo a vítreo
Forma hexagonal
Clase: Silicatos
El ágata indica todas las variedades de calcedonia semitransparente o traslúcida cuya estructura bandeada y de varios colores es visible a simple vista. Según la disposición de las bandas y de los colores se aplican nombres distintos.
Su etimología nos indica que proviene del griego “Achates”, que era un pequeño río de Sicilia en donde fue hallado este material en la época de Theophrastus (S. IV a.C.). Actualmente el río se llama Dirillo.

Agatas

anillo de agata

     Los yacimientos más importantes están en Alemania, Brasil, en el estado de Rio Grande do Sul, en la India, en China, en Madagascar y en Escocia.
Las ágatas suelen presentarse rellenando orificios o tapizando cavidades, normalmente redondeadas, en las rocas eruptivas basálticas, separándose luego en forma de nódulos al disgregarse de de la matriz. Estos recubrimientos se forman por estratificación y casi siempre siguen la forma de las cavidades.      Como las ágatas suelen tener forma redondeada, también las bandas están dispuestas en forma de estratos concéntricos de sección curva. Es frecuente que las bandas presenten imperfecciones que rompen la uniformidad de las bandas dando lugar a dibujos que pueden ser muy marcados.
     A veces se pueden observar una especie de espacios vacíos alargados que van desde la pared de la cavidad a la zona interna. En ocasiones pueden estar llenos de la misma sustancia que forma el núcleo del ágata y que es el último en formarse.
    Las bandas pueden ser de varias dimensiones, bastante estrechas o relativamente grandes, alternándose entre sí, tanto en color como en tamaño.     La transparencia también es muy variable y hay trozos en los que se alterna con zonas semitransparentes, traslúcidas o totalmente opacas.
    Las ágatas pueden llenar también zonas de rotura en los filones de las citadas rocas y no aparecer en nódulos o en forma masiva. En este caso, las bandas son paralelas a las paredes de las grietas y por ello, no son concéntricas y curvas, sino planas.
    El color es variable siendo los más abundantes el azul, verde y negro. Existen algunas de color muy desgastado, muy parecido a las calcedonias comunes, con bandas poco visibles, y existen otros ejemplares con bandas muy contrastadas entre sí. Cada banda coloreado se combina con otras de los distintos tipos de calcedonia (calcedonia común…) de forma que en el conjunto tenemos ágatas verdes, azules, grises, etc., con bandas de uno o más colores.
     Las bandas blancas son frecuentes y es habitual que sean opacas. También hay otras de color blanco lechoso opaco pero que no aparecen nunca cerca de las de color blanco puro.
    En las ágatas el elemento que le da el color acostumbra a ser el hierro en forma de óxido o hidróxido. El primero de ellos provoca un color rojo, mientras que el segundo provoca colores amarillos. La mezcla de ambas formas del hierro da colores azules y negros.
    El color de las ágatas pude estropearse por la presencia de unos pigmentos que bajo la influencia de la luz del Sol, destiñe o cambia los colores del ejemplar. Algunas ágatas pardas se vuelven rojizas bajo el sol, pero recuperan su color original mediante la absorción de los citados óxidos e hidróxidos de hierro.
    Como las ágatas tienen este efecto ante el sol y el calor, en algunas zonas, mayoritariamente en Brasil, pero sobretodo en India, es común cocer las ágatas antes de ponerlas a la venta. El material que sale después de una larga exposición al sol se coloca en un horno excavado en el suelo que se mantiene encendido durante un largo tiempo. Después de esto, las zonas claras del ágata toman un color blanco, las oscuras toman un color marrón bastante intenso, las amarillas pasan al rosa, las naranjas toman un color rojo, y las que son entre pardas y amarillas se vuelven blancas y rojas. Después de esta cocción se obtienen colores estables.
     Gracias a la porosidad de la calcedonia se consigue que las zonas claras puedan intensificar el color gracias a sistemas más efectivos que el simple calentamiento. Las ágatas son sumergidas y cocidas en sustancias viscosas y luego, después de haberlo lavado, se colocan en un baño de ácido sulfúrico que quema la materia orgánica y la transforma en carbón.
     Este sistema era ya conocido por Plinio que ofreció una descripción parecida. Este sistema fue abandonado y luego retomado. Las ágatas tratadas mediante este proceso se llaman ágatas bañadas.

     Las ágatas pueden tallarse como gemas y también en las formas más variadas, en forma de grabado o en curvas. Sirve para la fabricación de collares, brazaletes, etc.
     El precio no es muy elevado y depende de la variedad, calidad y peso. Puede llegar a ser bastante elevado en algunas piezas.

TIPOS DE ÁGATA

  • Ágata nube: Ágata cuyo fondo es semitransparente y sobre él aparecen unas manchas en forma de nube.
  • Ágata concha: Conchas, corales y maderas petrificadas en la variedad de ágata.
  • Ágata ocular: Presenta estratos en forma de uno o más anillos concéntricos de diversos colores, diseminados en ciertas zonas. Estos centros pueden ser debidos a otras rocas incluidas.
  • Ágata tubo: Es una variedad de ágata que a simple vista parece contener tubos transversales largos, originados por minerales filamentosos. En muchas ocasiones, el ágata de este tipo incluye dentritas en forma de tubos.
  • Ágata bandeada: Es la variedad de ágata que presenta zonas bandeadas más o menos rectilíneas en lugar de concéntricas.
  • Ágata arco iris: Es un ágata procedente de India y Alemania que vista por microscopio se observa colores parecidos al arco iris.
  • Ágata sardo: En esta variedad de ágata predominan las zonas pardas de sardo.
  • Ágata jaspe: Es una variedad de ágata en la que se alternan bandas de jaspe, normalmente de color verde oscuro, con ágatas.
  • Piedra árbol: Procede de Mokka, Arabia, de donde se extrae el mineral. La denominación de piedra árbol fue escogido por el aspecto característico de este mineral precioso. Se trata de un ágata con formaciones dendríticas y de color pardo rojizo o negro.

En la antigüedad, el ágata era muy venerada y se le consideraba como piedra de la ciencia. En la India, existía la creencia que era curativa, sobretodo para enfermedades oculares. En Egipto se pensaba que era eficaz contra mordeduras de insectos venenosos.
Existen unas ágatas que se encuentran en Arabia, exactamente en Aleppo, que se denominaron “ágatas de ojo” por su semejanza a las pupilas y el iris humanos. Eran usadas como ojos en las imágenes de los dioses. También se han encontrado en las cuencas oculares de las momias del viejo Egipto.
En la cultura islámica también son muy apreciada debido a que, según las tradiciones del lugar, quien lo posea es protegido de ciertos percances y le garantiza la longevidad, entre otros cosas.
El ágata normalmente es asociado con el signo del zodiaco Libra. Según se dice la sensualidad y el equilibrio personal. Aleja los miedos

Agata

Brasil

 

Calcedonia

Calcedonia, ágata azul

 

Agata Negra

Ágata negra y agata carneola

 

Agata

Minas de Brasil

 

Agatas Colores

 

Agatas width=

Colores que se consiguen

 

Agata Colgante

 

Agata Pulsera

 

Flor de Calcedonia
 
 

 

© 2005-2008 Prominer,S.L. Proyectos minerales
C/. Riera d'en Nofre 2F 08970 Sant Joan Despí  BARCELONA, Catalunya, España
Tel : (+34) 934770339 / infoprominersl.com
(Mapa web)